Nudos que no riman.

El nudo en el estómago
me lleva a la poesía,
me arrastra al cuaderno
y me condena a ahogar tinta
en un papel a cuadros
hasta que se deshaga.

Pero como mariposas escacharradas,
como todos los amaneceres
que vi borrosos, este nudo
se aprieta, se sostiene
y yo escribo y escribo,
ahogo las penas,
se secan los bolígrafos
y este estúpido nudo
ya pesa como cadenas
oxidadas que chirrían
ante cada suspiro
fuera de los folios.

Enfrascando palabras
sin sentido, que
ni si quiera yo
voy a leer,
las escondo en vacío
como escondiendo
las pruebas del crimen
que me sucede cada noche,
las quemo, a veces las
empapo, otras las chillo,
las escondo de la verdad.

Todas estas palabras saben
que no sé dónde estoy
en casa, me aterra que
este nudo quiera convertirse
en ella, aprovechando
mi debilidad, mi falta de hogar.

Este nudo no se deshace,
no le concede relevo a
las mariposas, pero
me condena a crear,
a escribir versos
que me eligieron a mi,
y tal vez ese sea mi hogar.

Anuncios
Nudos que no riman.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s