A veces llueve y sólo sientes calor.

Cada gota que cae parece un paso menos que avanzar.

Veo gente correr y bajo la mirada hacia mis pies pegados al cemento,
siento que toda la fuerza que tengo está puesta en agarrar mis pies al suelo
por mucho que intente correr.

Si no corres no tropiezas,
no caes,
no sientes el dolor.
Pero sin el daño no te curas,
no aprendes cómo.

Hay explosiones en cada acera
y siento cada escombro que salta hasta aquí.
Lo siento, lo sufro, todo tiembla
cada vez más cerca de mi
pero no recuerdo cómo moverme.

Es un estanque de miedo tan profundo que da vértigo
más como un pozo.
A veces llueve tanto que no sientes el frío,
da más miedo el calor de una cerilla que los daños de su fuego.

Todo avanza, crece, cambia,
corren con prisa
o caminan sin tanta
y mis pies, abrasados de frío
siempre estancados en el mismo sitio.

Anuncios
A veces llueve y sólo sientes calor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s